Las Charcas de Erjos

¿Cuántos de los que vivís en Tenerife conocéis las Charcas de Erjos? Yo no tenía ni idea de su existencia, hasta que descubrí, por casualidad, unas preciosas fotos en el foro Cazatormentas, del fotógrafo Iván Delli que podéis ver en el enlace.
Las Charcas de Erjos se encuentran en el noroeste de Tenerife, en el municipio de Los Silos, forman parte del Parque Rural de Teno. Durante la segunda mitad del siglo XX se realizaba en esta zona extracción de áridos para uso agrario. Cuando, a finales de los años ochenta, se abandonaron las excavaciones, se empezaron a formar las charcas en las hondonadas que quedaron. Gran cantidad de especies, tanto vegetales como animales, fueron colonizando el entorno. Desgraciadamente, el incendio del pasado verano ha causado bastante daño en los árboles de la zona. Además, es un ecosistema muy sensible que depende mucho de la lluvia, llegando a casi secarse en algunas temporadas. Aún así, como podréis ver en las fotografías que os traigo, merece la pena la visita (yo estuve el viernes 29 de marzo).
Para llegar, es sencillo. Subiendo por Icod y El Tanque llegamos a Erjos. Pasado el pueblo, en dirección a Santiago del Teide, encontramos el Bar Fleitas. Las charcas se encuentran al otro lado de la carretera.

Con el Teide en el fondo, las charcas en la parte baja.

Unas preciosas amapolas rojas crecen delante de los restos del incendio del verano pasado.

Como excursión, no tiene ninguna dificultad, al menos con tiempo seco. Sí he leído que cuando ha llovido, algunas de las cuestas son más difíciles de recorrer. Pero nosotros tuvimos mucha suerte con el tiempo.  Existen diferentes rutas que pasan por las Charcas, nosotros optamos por rodear las charcas subiendo a la cumbre El Bolico.

Varios senderos atraviesan la zona, tanto en dirección a la Punta de Teno, como hacia Los Silos.

Las charcas reciben la visita de aves migratorias que pasan aquí el invierno, huyendo del frío europeo. Además, abundan los insectos, los anfibios y los peces. Vimos algunas libélulas azules, que no sabía ni que existían (a estas alturas sabréis que la biología no es mi fuerte).

En las charcas abundan las libélulas, como este ejemplar de color azul turquesa.

Abundan también los helechos.

Amapolas moradas junto a unos troncos caprichosos.

Una campanilla de color malva.

No encontramos muchas aves, quizá por la época del año.

Las charcas se encuentran en una zona agrícola, con plantaciones como ésta de papas.

Hacía un día fantástico de primavera y los caminos estaban en muy buenas condiciones.

Los pinos canarios se recuperan poco a poco del incendio.

Desde las charcas de Erjos tenemos una magnífica vista del Teide, que parece mucho más cercano.

Una flor amarilla brillante.

Otra vista de las charcas.

En las charcas crecen abundantes juncos.

Es un destino obligado para amantes de la fotografía.

Flores fucsia en Charcas de Erjos.

Ya de regreso, paramos a tomar un café en el Mirador de Garachico.
La vista hace honor a su nombre.
Nos queda pendiente otra visita cuando haga un tiempo más frío y húmedo, porque el paisaje cambia mucho. De momento, os recomiendo  una visita a todos los que no lo conozcáis, merece la pena. Desde ahora, yo lo incluyo en mis lugares de interés para conocer Tenerife. Las imágenes que ilustran esta entrada se pueden utilizar para decoración. Si os interesa alguna, poneos en contacto con nosotros en info@livingwalldressers.com.  
Si te ha gustado, comparte!

Comments

comments

6 Responses to “Las Charcas de Erjos”

  1. ana

    Que preciosidad! No lo conocia…y me estás creando la necesidad de ir a tu isla…si vengo, me llevarás de excursión verdad? Besotes

    Responder
  2. Rocío

    Qué maravilla de excursión! Yo también quiero ir si voy a Tenerife! Las fotos son preciosas, me encanta las de la vista del Teide, la del Mirador de Garachico (me encantó ese pueblo cuando estuve allí hace años) y la de las amapolas 🙂 Vamos para enmarcar cualquier de ellas! Ah bueno y la de la líbelula azul me fascina, yo nunca he visto una así!!!

    Responder
  3. Mariu

    Definitivamente tengo que volver, me encantan todas tus fotos, pero desde luego que la de la libélula me ha dejado sin palabras. Qué preciosidad, Bego y qué envidia vivir en un lugar tan maravilloso y con tantas cosas por descubrir. Un beso

    Responder
  4. Carmen Rguez

    Una excursion maravillosa. La ultima vez que visite Garachico, me maravillo ese camino de llegada ¡¡¡precioso!! (eso si: recomendable una biodramina previa ). Uno de los rincones mas bonitos de la isla Bego

    Responder

Leave a Reply