Consejos

Durante un tiempo, las reglas estéticas que regían la colocación de cuadros en la pared fueron muy estrictas. En la actualidad esas reglas han dado paso a la improvisación, la naturalidad y el gusto como directrices fundamentales a la hora de adornar nuestras paredes. Aún contando con esta libertad a la hora de distribuir nuestras obras de arte, queremos ofrecerte una serie de útiles consejos que pueden servirte de guía para decorar tu casa.

En nuestro blog te contamos cómo podemos hacerte un proyecto para tu pared.

 

Altura

En general se coincide en que el centro de la mayor parte de los cuadros debe quedar al nivel aproximado del ojo. Esto viene a ser aproximadamente 1,60 metros sobre el suelo.

altura

Cuadros sobre muebles

Cuando coloquemos un cuadro o grupo de cuadros sobre un sofá u otro mueble, deberemos dejar entre el mueble en cuestión y la base del cuadro o del grupo una separación de entre 15 y 25 centímetros. También es conveniente que la anchura del cuadro sea, aproximadamente, el 75% de la anchura del mueble si se trata de un cuadro horizontal, y el 50% si es una imagen vertical y estrecha.

sobremuebles

Grupos de cuadros

Debemos tener en cuenta que agrupar cuadros es bueno, y dispersarlos es malo para el equilibrio visual porque resultarán insignificantes respecto al tamaño de la pared y probablemente pasarán desapercibidos.
Un número impar de piezas generalmente ofrece un conjunto visualmente más equilibrado.
A su vez, un número par de piezas funciona muy bien cuando son agrupadas dejando poco espacio entre ellas.

Tipos de distribución

Los cuadros pueden ser organizados simétrica o asimétricamente, según la relación que se establece entre las piezas pertenecientes a un mismo grupo de imágenes.

Distribución simétrica
Se distribuyen las piezas de manera que, tomando un eje central como referencia, un lado del eje sea el “reflejo” del otro.

Distribución asimétrica
En este tipo de distribución somos libres de combinar cuadros de diferente tamaño y orientación para dotar al conjunto de un eclecticismo que generalmente redunda en la consecución de un aspecto moderno. En estos casos, como decimos, no tenemos que preocuparnos de que todos los objetos tengan una apariencia similar o sean del mismo tamaño, pero sí debemos asegurarnos de que el conjunto quede visualmente equilibrado.

Más consejos

  • Si se posee un retrato, o algún otro cuadro de valor especial, debería estar separado de los otros cuadros en la medida de lo posible, ocupando un espacio que demuestre que tiene un significado particular.
  • No es aconsejable la combinación de fotografías y cuadros, pues normalmente no da buen resultado.
  • La colocación en hilera de cuadros pequeños, de proporción más alta que ancha en un pasillo largo y estrecho, consigue acortarlo visualmente.
  • Las lámparas de neón y otras luces fluorescentes producen modificaciones en la percepción de las tonalidades, así que es aconsejable evitarlas.

Acerca de mí LivingAdmin


Comments

comments