Marcos y paspartús para elegir

Cómo enmarcar un cuadro

Marcos y paspartús para elegir
Las posibilidades de combinar marco y paspartú son infinitas

La semana pasada terminaba contándote cuanto me gusta mi trabajo. Hoy voy a hablarte de la enmarcación de cuadros, esa parte que me gusta y disfruto como una niña. Porque buscar el marco y el paspartú adecuados es casi como jugar a las casitas otra vez. Veamos cómo enmarcar un cuadro.

Los cuadros sin marco son tendencia desde hace varios años y yo apuesto por ellos. Aún así, hay obras que lo necesitan. Vamos a ver algunos ejemplos.

Tienes un cuadro que te encanta, pero no te gusta el marco, o tienes un marco que te gusta, pero te has cansado de la imagen. Tan fácil como buscar otro marco o otra imagen, que vaya mejor con tu casa, o con tu estado de ánimo. Y una idea que me gusta mucho es aprovechar los viejos marcos para crear espejos.

Reutiliza tus marcos convirtiéndolos en espejos
Una moldura antigua convertida en un precioso espejo

Algo que sucede a menudo, se te ha estropeado el paspartú. Al ser de cartón, el paspartú es la parte de un cuadro que lleva peor el paso del tiempo. Como puedes ver en la siguiente imagen, sólo cambiando el paspartú, el cuadro mejora visiblemente. En este caso, además, optamos por meterle un chute de color. Y el cuadro heredado de la abuela, con unos cien años de antigüedad, quedó listo para disfrutarse por mucho tiempo más.

Cambio de paspartú
Renovar un cuadro cambiando el paspartú

En un viaje, (Santo Domingo, Tailandia, Brasil…) te liaste la manta a la cabeza y te trajiste un lienzo enorme, enrollado en un tubo de cartón. Y ahí sigue, años después, al fondo del armario. Tráemelo y lo montamos sobre un bastidor de madera, verás qué bien te queda.

Enmarcado de lienzos
Desenrolla tus lienzos

Mención aparte merecen los títulos académicos. La mejor manera de conservar un título es enmarcarlo. Así te garantizas que no se estropea, y sobre todo, que no se pierde. (Nadie quiere tener que volver a tramitar la copia de un título, ¿verdad?). Y un Livingconsejo. Enmarcamos con presillas fáciles de abrir y, dentro, guardamos también un par de fotocopias del título, que nunca sabes cuándo las vas a necesitar.

Podemos tirar por las molduras clásicas, en maderas oscuras. Pero la verdad es que muchas veces, molduras más modernas y desenfadadas son una buena opción para enmarcarlos con estilo.

Enmarcado de títulos
Molduras modernas, una opción interesante para enmarcar tus títulos

También hacemos cosas como ésta. Imagina que tienes una camiseta que te gusta mucho, pero que después de usarla unos años, ya no está como para ponértela. Pues esta idea consiste en enmarcar el dibujo y crear un cuadro con ella. Un paspartú en un color potente y voilá, aquí lo tienes.

A veces, el cliente me pide algo que me sorprende, como conté aquí. Y tú, ¿tienes algo que enmarcar?

Compartir: