El pop-art integrado en la decoración

A menudo, algunas personas me plantean sus dudas  a la hora de optar por un retrato pop art,  porque no están seguros de si encajará bien con su decoración. Hoy os traigo varios ejemplos en diferentes ambientes, para mostraros cómo es un estilo que encaja en cualquier sitio

Comenzamos con el retrato de Carolina Herrera que realizó el propio Andy Warhol y que decora la pared de su despacho. La diseñadora lo sitúa en una decoración ecléctica, con un cierto toque clásico.

Retrato de Carolina Herrera, realizado por Andy Warhol.

Otro ejemplo de decoración clásica, la casa de Carla de Bulgaria. En este caso, se trata de una decoración vintage, con ese mueble probablemente «herencia familiar» y esas figuras de cristal. Su retrato es obra del genial Antonio de Felipe. Es parecido al que realizó de Audrey Hepburn, que mucha gente adjudica a Warhol, pero que es obra del pintor valenciano.

Carla de Bulgaria, por Antonio de Felipe.

El propio Antonio de Felipe decora el salón de su casa con el cuadro de Audrey Hepburn. En este enlace podéis ver el reportaje que hicieron en el programa «Quién vive ahí» de La Sexta. Una casa muy bonita decorada con obras del autor, como la Catwoman de tamaño real. Os lo recomiendo. 😉

Una vista del salón de Antonio de Felipe, presidido por el retrato de Audrey Hepburn.

Hay quien opta por el retrato de la reina de Inglaterra. Con esto, nada más lejos de mi intención que proponeros un retrato monárquico en casa. Pero podéis ver lo bonito que queda un arreglo así. Sólo tenéis que imaginarlo con vuestra propia imagen.

Una propuesta con el retrato de la reina de Inglaterra, visto en Loft in Soho.

El pop-art, en esta ocasión como homenaje a Roy Lichtenstein, se cuela en este comedor, que he visto en el blog de Aracell, Mi rincón de sueños. La opción retrato tipo cómic es muy divertida. Cuando me los encargan, sólo pongo una condición: que no me hagan pensar la frase.

Un guiño a Roy Lichtenstein.

En este otro comedor, visto en Bellamumma, han optado por un pop-art de colores más sobrios. Es un cuadro de grandes proporciones, en un ambiente entre rústico y vintage.

Pop-art en repeticiones monocromas.

Y si tenéis curiosidad por saber cómo trabajamos el pop-art en Living, en este enlace lo tenéis explicado muy clarito.

¡Feliz fin de semana para todos!

 

 

 

 

 

Compartir: