Puerta de la Hijuela del Botánico

La Hijuela, un tesoro en La Orotava

Me gusta traer por aquí algún paseo por la isla, con rutas interesantes para conocer Tenerife. Esta semana te propongo visitar La Orotava, para conocer un parque muy bonito que no todo el mundo ha visitado: La Hijuela del Botánico.

Fundada como jardín de aclimatación del Botánico del Puerto De la Cruz, es una visita muy agradable, justo por detrás del Ayuntamiento de La Orotava. Fue construida por la iniciativa del VI Marqués de Villanueva del Prado, Alfonso de Nava y Grimón. Junto con el Ayuntamiento y su plaza, ocupa el terreno del que fuera Convento de San José, de las Clarisas, demolido en 1868.

El jardín tiene una superficie de unos 3.400 m2, y está rodeado por una verja de forja que data de 1910, cuando lo inauguró la Infanta Isabel de Borbón, la Chata, durante una visita a la isla. Se trata de una verja de hierro forjado con motivos vegetales, muy bonita.

La entrada es gratuita, en realidad es un parque vallado. Y la duración de la visita, lo que quieras tardar en recorrerlo, pero en menos de una hora puedes tener una buena visión del lugar. Yo suelo dedicar una horita.

Hojas de otoño
Las hojas caídas en el suelo son un simulacro de otoño

Mis plantas favoritas

Lo que capté con mi cámara

En esta página de Wikipedia hay información sobre las especies más interesantes que podrás ver allí. Mis fotos son de las flores y plantas que me parecieron más bonitas.

Por ejemplo, los helechos tienen aquí tamaño de árboles. Me encantan. Caminando entre ellos me siento como en una selva.

Hojas de helechos
Los helechos aquí tienen tamaño de árbol
Hojas del helecho en formación
Las hojas del helecho en formación, con su característico rizo

Hay especies muy, muy curiosas, como esta higuera payaso, Ficus aspera.

Higuera payaso
Higuera payaso, Ficus aspera

La pomarrosa, Syzygium jambos, es desde luego una de mis favoritas. Es originaria del Sudeste asiático y aquí se encuentra como en casa.

Pomarrosa, Syzygium jambos

La flor de mayo es un endemismo presente en Canarias y en Madeira, con su característico color morado.

Las fucsias aquí están en todo su esplendor, por la humedad de la zona. De pequeña me gustaba usar esta flor como pendientes. Mi abuela cordobesa la llamaba «zarcillos de la reina».

Fucsia o zarcillo de la reina
La fucsias son enormes en este jardín, donde el clima es muy apropiado

También hay Asclepias, y por el cartel de su nombre botánico acabo de descubrir que su nombre común es Amor indiano. No me digas que no es bonito.

Asclepia o amor indiano
Asclepia, amor indiano

Y al salir, te encuentras estas vistas de La Orotava, con las coloridas cúpulas de la Iglesia de la Concepción. ¿A que es un buen plan?

Cúpulas De la Iglesia de la Concepción.

Algunas de esta fotos estarán próximamente disponibles en la Colección Todas las flores.

Compartir: